Los Títulos de la Civilización Organizacional

By | diciembre 11, 2017

Por: Ana Griselda Joaquin Reyes

¿QUÉ ES LA CULTURA ORGANIZACIONAL?

Es un montón de títulos, tradiciones, costumbres, políticas, supuestos, comportamientos y creencias que manifiestan en los símbolos, los mitos, el jerigonza y constituye un entorno de remisión compartido para todo lo que se hace y se piensa en una ordenamiento. Por ser un entorno de remisión, no atiende cuestiones puntuales, sino que establece las prioridades y preferencias acerca de lo que es esperable por parte de los individuos que la conforman.

Para Robbins Coulter la civilización organizacional son los títulos, tradiciones y formas de hacer las cosas que influyen en forma en que actúan los miembros  de la ordenamiento. En la mayoría de las organizaciones, estos títulos y prácticas compartidas han revolucionado con el tiempo y determinan en gran medida como se hacen las cosas en la ordenamiento.

La civilización organizacional otorga a sus miembros la dialéctica de sentido para interpretar la vida de la ordenamiento, a la vez que constituye un medio ambiente distintivo que le permiten diferenciarse de las demás organizaciones.

TIPOS DE CULTURA

La civilización del poder:

  • Diversión de negociación y compromiso entre individuos, grupos y coaliciones en conflicto.
  • Fuente central de poder.
  • El crecimiento de la ordenamiento depende de la capacidad de la persona que está en el centro.
  • Ordenamiento politizada.
  • Civilización orgullosa y cachas.
  • Motivación por hacienda o símbolos.

La civilización de la función:

  • Típica de las burocracias.
  • Es dialéctica y racional.
  • Están coordinadas por pequeños grupos en la cima de la ordenamiento.
  • Poder es igual a posición formal.
  • Conocimiento de las normas y especialización.

La civilización de la persona:

  • El individuo es el eje principal.
  • Diseñada para servir a sus miembros.
  • Aplicable a organizaciones de profesionales.
  • Existe gran autonomía decisoria individual.
  • Sus integrantes se destacan por sí mismos.
  • Cuesta conseguir la identificación con la ordenamiento.
  • Influencia y negociación “uno a uno”.

La civilización de la tarea:

  • La capacidad técnica es la fuente del poder.
  • Se aplica en estructuras matriciales y virtuales.
  • Se comparte el conocimiento.
  • Apta para la resolución de problemas.
  • Manejo de proyectos complejos e innovadores.
  • No existen privilegios (época, decadencia, etc.)
  • Civilización de equipo y muy adaptable.

La civilización del soporte:

  • Se ayudan mutuamente entre los grupos de trabajo.
  • Comunicación entre empleados no solo respecto al trabajo, sino además sobre algunas cuestiones personales.
  • Pasan mucho tiempo cercano ya sea fuera o internamente de la empresa.

CARACTERÍSTICAS DE LA CULTURA ORGANIZACIONAL

  • Doméstico
  • En redes
  • Comunicativa
  • Reactiva
  • Internacional
  • Aislada
  • Proactiva

ELEMENTOS DE LA CULTURA EMPRESARIAL

En cuanto a los medios de la civilización empresarial, los mismos están dados por los caracteres del entorno compartidos; tecnología, hábitos, modos de conducta, cargos, funciones, roles, ritos, ceremonias, rutinas, redes de comunicación, sistema de títulos, mitos y creencias.

En la civilización organizacional se encuentran muchos medios con aptitud para construir, variar y crear condiciones organizacionales, hallándose entonces en el dominio de las capacidades existentes y por lo tanto en el de la auto-organización. En el dominio de las capacidades están presentes además los medios de los otros dominios propios (de las relaciones, de los propósitos, entre otros) del funcionamiento de la ordenamiento.

Remotamente de ser un medio ambiente frágil internamente de la ordenamiento (por aquello del movimiento y la síntesis de antagonismos), la civilización se constituye en uno de los medios más difíciles de modificar, ya que se refuerza a sí misma a través de los criterios dominantes que instituye. Estos, a su vez, se apoyan en instituciones básicas del medio social y en las ideologías y títulos que legitiman los mecanismos de poder.

LOS VALORES: EL ELEMENTO MÁS DESTACADO DE LA CULTURA ORGANIZACIONAL

Uno de los medios destacados de la civilización organizacional son, sin duda, los títulos: el conjunto de creencias que la ordenamiento tiene sobre determinadas conductas específicas y sobre los fines u objetivos de su existencia.

Estos títulos fundamentales constituyen la pulvínulo desde la cual los líderes actúan en cada ordenamiento, y a partir de ella establecen planes y estrategias. Son los principios básicos que deben ser cumplidos si se quiere sobrevivir en esa ordenamiento. Los títulos dirigen a las organizaciones.

Este sistema de títulos, aprehendido por la totalidad de los integrantes de la ordenamiento principalmente por medio de la Comunicación- surge de la historia organizacional, las decisiones de sus miembros, las acciones cotidianas y el día a día de la entidad. A lo derrochador del tiempo, algunos de esos medios devienen en títulos simbólicos que operan a guisa de acuerdos tácitos entre los miembros y que configuran marcos de evaluación, estableciendo lo aceptable y lo no aceptable, lo esperable y lo no esperable en el seno de un sistema social determinado.

Cada ordenamiento define sus propios títulos. Debe destacarse que, en la medida que los títulos de una ordenamiento estén en concordancia con los títulos de la razón natural que los miembros y socios estratégicos tienen como característica inherente, la ordenamiento se verá más fortalecida. Esta dispositivo de criterios permite una identificación más rápida y más comprometida de sujetos con la ordenamiento, su

Entre estos títulos morales y normas de conducta organizacionales se pueden mencionar, como ejemplo, los siguientes:

  • Importancia de ejecutar el trabajo correctamente desde la primera vez.
  • Creencia en una calidad superior.
  • El cliente es primero.
  • Creencia en la innovación.
  • Creencia en la comunicación honesta.
  • Excelencia a través del mejoramiento continuo.
  • Sentido de pertenencia a la ordenamiento.
  • Cada uno se siente dueño de la ordenamiento.
  • Respeto mutuo.
  • Integridad.
  • Trabajo en equipo.
  • Igual oportunidad para todos.
  • Los errores son tomados como oportunidad de mejoramiento.
  • Conducta ética responsable.
  • Protección ambiental.
  • Expansión de habilidades de liderazgo.

NIVELES DE LA CULTURA ORGANIZACIONAL

El concepto de civilización que se utiliza en antropología cultural, se puede murmurar de niveles o ámbitos de la civilización organizacional en estricta correspondencia de los niveles o ámbitos de una sociedad. En cualquier sociedad, los niveles culturales pueden encuadrarse haciendo remisión a tres núcleos: a lo material, a lo organizativo y a lo simbólico. Se han de hacer en un abrir y cerrar de ojos todas las advertencias precisas, se ha de anotar que hay matices, que los tres ámbitos están interrelacionados, pero, dicho todo eso, no es menos claro que para un primer exploración e incluso para una síntesis final esos tres núcleos tienen propia relevancia y, en cierto modo, agotan el tema.

En una sociedad, el núcleo inmediato es el de que puede llamarse “civilización material”y que engloba las relaciones de la población con el medio ámbito, los procesos de acomodo a través de las técnicas, en sentido auténtico, lo crematístico, es asegurar la distribución de medios escasos entre usos alternativos.

El segundo núcleo se refiere a la “civilización organizacional”, es asegurar, al gobierno de las personas. En los pueblos primitivos o de pequeña escalera, la ordenamiento se da, antiguamente que falta, a través del parentesco, pero además, en instituciones que tienen que ver con los títulos, el derecho o la política propia mente dicha.

El tercer núcleo es la gran categoría de la “civilización simbólica”, nombre para hacer remisión a lo más inmaterial, a lo que se refiere a “otro mundo” que va más allá de la experiencia inmediata. Este puede ser el mundo del arte, de los mitos, de la encantamiento, de la religión, cuatro realidades que en modo alguno se confunden entre sí. Y, sobre todo eso, hay que contar con el jerigonza hablado, con la argot que es, en cierto modo, como la esencia en la que, de algún modo, se da todo.


BIBLIOGRAFÍA

  1. Alcaraz Rodríguez, Rafael (2001). El Emprendedor de Éxito, Consejero de Planes. Mexico: Mc. Graw Hill.
  2. Chiavenato, I. (2007). Empresa de Medios Humanos. México: Mc Graw Hill.
  3. Esparza Aguilar, José Luis y García Pérez Domingo y Duréndez Gomes Guillamón, Antonio (2010). Civilización Empresarial.
  4. Gómez Pérez, Rafael. Notas sobre la civilización empresarial, Cuadernos empresa y humanismo.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *